jump to navigation

El Viaje a la Tierra de los Sueños Olvidados mayo 12, 2010

Posted by wolfman17 in Cuentos y Poemas.
Tags: , , , , , , , , , , ,
trackback

Cuando finalmente desperté, comencé uno de esos viajes que los padres solían contarles a sus hijos en la noche, mucho antes de que la gente perdiera la imaginación y se entregara a la comodidad de leer un texto. Cerré los ojos, y me encontré de inmediato navegando en un cielo de sol poniente, con nubes de colores increíbles. Cuando tu barco alado se mueve, sientes como las aves en sus vuelos de verano. El aire que golpea suavemente, y la luz que abre los caminos infinitos. La vida sonríe. Pero mientras llegas a destino, la hermosa tarde le da paso a la noche, con su eterna sombra y sus mil ojos destellantes. Cuando la niebla cae y el silencio apremia, sabes que estás ahí; es la tierra de los sueños olvidados. Había llegado exactamente a donde quería llegar, pues era necesario rescatarla. Transité los senderos que nadie antes había descubierto, pues cuando la gente abre los ojos, el tiempo los insta a hacer cosas. Ellos se dedican a las cosas más triviales, y dejan su vida en el olvido. La vida está en los sueños. Yo volví a rescatarla a ella, cuya voz me hizo entender de pronto, que no hay más felicidad que la del amor y las cosas simples. Si en mis sueños me buscaba, tenía que ocultarse en mi memoria. Entre fantasías y temores, la vida en su esencia más pura desenvolvía sus milagros, siempre cerca de mi alma, nunca en ella. El infierno y el paraíso no son otra cosa que dos caras una deidad tan personal como ilusoria; basta con mirar con calma para darse cuenta. Después y antes de un tiempo inexistente, ella se mostraba ante mi vista. Era ella, y su existencia dentro y fuera de mi ser le daba el sentido que tanto había buscado a este mundo extraño. Pero lo que los cuentos nunca dicen, aun cuando es tan obvio, es que alcanzado el final la magia se desvanece. Tras un breve segundo en el florecimiento de todo lo bueno en mi vida, ella se borró de mi conciencia, y yo abrí los ojos, para encontrarme en esa sucia realidad que las personas reconocen como “la verdadera“. Lamentablemente, el ruido de la alarma de un reloj me hizo caer profundamente dormido, y entrar en ese vacío dia a dia.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: